Las 4 cosas que tenes que considerar antes de abrir redes sociales en tu iglesia

No se si les ha pasado, pero con el correr de los años, las redes sociales se han vuelto un mar de cuentas abandonadas, sin posteos y presencia constante. Podemos hacer búsquedas de usuarios de iglesias o ministerios, y siempre es probable encontrar que allí no hay nada para ver ni conocer. Y esto es normal, porque con el pasar del tiempo hemos avanzado con la idea de “tener” pero muchas veces no pensamos en “emprender” para ser más efectivos en este tipo de medios.

En esta nota quiero compartirles algunos consejos bien prácticos de lo que aprendí a la hora de abrir redes sociales en la iglesia. La idea de “tener” no basta, no es suficiente el deseo de ESTAR porque el ESTAR no soluciona, no propone, no rinde y no tiene proyección; necesitamos EMPRENDER en redes sociales, tenemos que considerar varios aspectos antes de desandar el camino de la comunicación digital.

1- Definir el por qué, para qué y para quiénes

Como en cualquier proyecto, siempre debemos comenzar respondiendo las preguntas fundamentales porque ellas serán la guía para resolver las decisiones que siguen.

El por qué nos ayudará a conocer el sentido y propósito de abrir una red social. No podemos avanzar si estar tranquilos y firmes con esta respuesta. Ejemplo: porque queremos ser mantener una comunicación fluida con un grupo o todos los integrantes de la congregación o quizás porque queremos mostrar una iglesia abierta a la comunidad ya que haremos acciones solidarias, sociales o comunitarias en la sociedad.

El para qué nos detallará el fin al que queremos llegar: por ejemplo evangelizar, influenciar, inspirar, gestionar ayuda, etc. Sabiendo esto, todo lo decidimos mirando el fin y creamos pensando en lograr ese objetivo. Algo común que puede suceder aquí, es confundir el fin con el medio, entonces, siempre observemos con detenimiento cada definición con lo que sigue, que siempre el fin esté en todo lo que hagamos.

El para quiénes nos enfocará en el público objetivo a alcanzar. Para esto tenemos que construir el usuario modelo que queremos que mire, lea o consuma lo que diremos y mostraremos. Probablemente tengamos varios públicos para alcanzar, y es junto a esta información, que luego podremos definir el mejor proceso de producción de contenidos y distribución al planificar las acciones.

2- Formar equipo

Clave. Sin equipo no hay victoria ni futuro. Todo inicio en redes social requiere que se conforme un equipo, aunque chiquito, mínimo, pero que contemple las principales funciones para que todo pueda avanzar sin que los voluntarios sientan el desgaste. En esta nota te compartí 4 claves para fortalecer a tu equipo multimedia, pero quiero sumar algunas cosas más sobre el trabajo de equipo:

  • Hablé de un equipo mínimo de trabajo para empezar, y ahí considero que se debe contar con alguien que administre la red social (Community Manager: CM) y un productor de contenidos (editor de video, diseñador, etc). Luego de pasado el tiempo, se pueden sumar otros integrantes que cumplan las funciones de acompañar al CM, otros que acompañen y sumen variedad a la producción de contenidos, y profundizamos más, alguien que se especialice en analizas estadísticas, evalúe los procesos y acciones en redes.
  • El equipo debe organizarse desde lo más general a lo más particular. Por ejemplo: un diseñador debe tener primero, y antes que nada, definida cuál será la línea gráfica que desarrollará en esa/s cuenta/s de redes sociales. Luego de eso, sí, trabajar sobre el diseño de las piezas gráficas que se necesitarán. También comento el ejemplo de quién administrará la cuenta, puede empezar con pocas publicaciones para primer ganar continuidad y presencia, para luego, más adelante empezar a buscar el objetivo de ganar impacto e intentar viralización.
  • Se debe designar un líder de equipo, alguien que tenga la mirada general de lo que se hará en esa red social y que pueda llevar el ritmo del trabajo, ayudando en cada área, para que logren su máximo potencial.

3- Planificar acciones

Muchas veces tenemos todo lo anterior pero no planificamos, no dedicamos tiempo a establecer prioridades, enfoques y variedad de miradas sobre lo que viene por delante, y todo esto no puede pasarse por alto, ya que al planificar podemos organizar ideas, contenidos, campañas especiales, etc, etc. Planificar se trata, en este ámbito, de poner en papel y calendario, todo lo que haremos por delante. Por ejemplo, si queremos hacer una campaña de evangelismo digital que termine en una reunión presencial donde queremos que vengan todas las personas que alcancemos en redes, necesitamos definir días de publicación, qué mensaje se dará, cómo se construirá ese mensaje, qué llamados a la acción brindaremos y sobre todo cómo llevaremos al público online a que lleguen a un espacio presencial. Toda gran idea, necesita planificarse para que sea una realidad.

Y para planificar se necesita tiempo, un tiempo que ayude a organizar, otra vez, desde ideas globales, a acciones particulares que fortalezcan todo el plan. En mi libro “De la Iglesia a las masas” hablo mucho de esto. Lo descargan gratis acá.

LES QUIERO DEJAR UNA PLANTILLA PARA ORGANIZAR Y CALENDARIZAR TODOS LOS CONTENIDOS QUE VAN A PUBLICAR EN REDES SOCIALES

4– Determinar tiempos de evaluación

Evaluar es una revisión que nos lleva a una nueva visión, y sobre todo renueva la esperanza de hacer algo relevante pero con un aprendizaje que nos lleve a hacerlo mejor y con más profundizad. Nunca evaluar será un tiempo perdido, y como iglesia necesitamos sumar más tiempo a esta acción de revisar qué y cómo lo hicimos.

Cuando al comienzo hablamos de las preguntas fundamental “por qué, para qué y para quiénes”, establecimos el rumbo de la/s cuenta/s de redes sociales que abrimos en nuestra congregación, y la evaluación nos ayudará a saber si logramos los objetivos que nos hemos planteado. Y una cosa más: no pienses solo en CUANTITATIVO sino también CUALITATIVO, porque a veces los números no son todo, y detrás de ellos hay historias, testimonios y muchas cosas más que nos pueden hablar de la calidad de la tarea realizada por el equipo.

POR ÚLTIMO TE COMPARTO UN PLANTILLA PARA REUNIR DATOS Y EVALUAR EL CRECIMIENTO DE TODO LO QUE HARÁN EN REDES SOCIALES Y PÁGINA WEB

Cierro esta nota alentándolos a hacer con lo que tienen en la mano. No esperen a tener todo super organizado para comenzar, sino que al iniciar y hacer, podrán ir mejorando todo lo necesario y alcanzar objetivo por objetivo. Todo es un proceso y el fin de todo, como siempre, ES PRESENTAR A JESÚS, y nosotros como fieles servidores, servirle y desarrollar todo lo que ha puesto en nuestras manos.

Seguir leyendo